miércoles, 1 de agosto de 2007

LA VERDADERA TELEVISION DIGITAL

¿Quién gana con la llegada de la tele digital a Chile? Se supone que los usuarios.
Pero… ¿necesitamos más pixeles para ver las arrugas de Eli de Caso?
¿O más señales administradas por los mismos de ahora?
¿Tener que comprar una tele nueva?
Para qué, si ya tenemos Internet: la verdadera tele digital on demand, interactiva y gratuita.
Si no, pregúntenle a los canales gringos.
Por Cristián González

La decisión de qué norma de televisión digital será aplicada en Chile está en manos de la Presidenta. Las opciones son principalmente dos: Está la norma americana (que se ve increíble) y la norma europea (que permite transmitir más canales).
Pero sin importar cual de las dos se aplique, los usuarios tendremos que cambiar los televisores o instalarles cajitas que adapten la mágica señal ultramoderna sea como sea.
¿Es la única opción para desarrollar tele digital?
En Estados Unidos los canales ya están transmitiendo en digital, que es como agregar millones de pixeles a la pantalla. Pero la ATSC (así se llama la norma gringa) no es la única, ni la más importante revolución del medio actualmente: Ese honor corresponde a la televisión digital por Internet.Lógico.
Para qué cambiar todo el sistema de transmisión de televisión si ya tenemos una mega red digital ultra rápida, en millones de hogares. (Bueno, lo de ultra rápida se aplica en los países que a diferencia de Chile -donde ya hay 5.6 millones de usuarios-, sí garantizan un bando de ancha real)
Hoy la calidad de los enlaces y la tecnología permiten una buena experiencia de televisión vía Internet, que también es televisión digital pero con una gran ventaja para el usuario: a diferencia de la transmisión terrestre ésta es realmente interactiva y moderna en cuanto a distribución de contenidos.
Cuando Youtube la rompió, muchos se enamoraron del sistema y no prendieron más la tele. Y es que el concepto de “on demand” (yo veo lo que quiero, cuando quiero) probó ser el modelo de la tele del futuro.
La gente empezó a subir los programas de la tele a Internet, y después de una batalla legal, las cadenas gringas se dieron cuenta (quizás, mirando la experiencia de la industria musical v/s los mp3’s) de que en lugar de intentar reprimir la tecnología había que entrar al juego.
Lo que nació fue una cruza entre Youtube y las cadenas de tele, que permitió a los internautas ver programas legalmente por la red.
Siguiendo la misma lógica de Youtube, en Estados Unidos la ABC (una de las principales cadenas gringas) comenzó a transmitir a través de su sitio todos sus shows completos, “on demand” y gratis, 24 horas después de transmitidos.Los mismos programas que dan en la tele (como Lost o Grey’s Anatomy), sin necesidad de estar contratado al cable. Completamente gratis pero con comerciales.
Otro caso: Adult Swim,el canal spinoff de Cartoon Network orientado a adultos, también usa el mismo sistema. En su sitio se pueden ver los shows que aún no llegan a la señal latina (por supuesto en inglés), programas tan increíbles como Tim And Eric Awesome Show,el show más pelacable que he visto en mi vida.
Uno que probablemente me hubiese muerto esperando a que lo trajeran al cable.Lamentablemente estos sitios tiene un sistema que bloquea a la gente que visita desde cualquier lado que no sea Estados Unidos, a menos que hagamos un truco geek.
Las instrucciones, aquí.
Últimamente han salido muchos inventos de televisión digital por Internet y hay que esperar a ver cual se estandariza. El más popular es Joost,un programa para ver tele que funciona como las redes peer-to-peer para compartir archivos y que usa todos los computadores conectados a la red Joost como “antenas repetidoras” de contenido.
Contenido legalmente negociado y gratis.
En el sistema hay disponible programas de Comedy Central, MTV y National Geographic entre muchos otros. Hasta el momento funciona en cualquier computador Windows, Mac o Linux, y está en periodo de prueba, cerrado para algunos afortunados como yo que pedí una cuenta para probarlo y hacer este reportaje. Si son buenos para el inglés y la charlatanería pueden pedir una cuenta en Joost.com.
No es tan difícil ser aceptado para la marcha blanca.Otro ejemplo de televisión en Internet es Motherload,un sitio de Comedy Central donde podemos ver gratis ciertos contenidos del canal como extractos del Daily Show. Aunque no se pueden ver todos los programas completos hay contenido original para Internet como Meet The Creeps,cámaras ocultas llevadas al extremo.
En G4TV.com,casa en Internet del canal de tecnología norteamericano G4, hay un video podcast con lo mejor de sus shows. Es actualizado a diario y puedes encontrar cosas como los mejores chistes de su nueva serie de animaciónCode Monkeys: una comedia sobre dos programadores de videojuegos que viven en un mundo con estética de juego ochentera.
Pero la TV por Internet no solo es para verla en el computador. Ya hay distintos experimentos que intentan llevarla a cualquier televisor usando redes inalámbricas.
De hecho no se sorprendan si pronto Joost saca una cajita para que conectes a tu tele y canceles el contrato con tu compañía de cable.
Una cajita como la Apple TV.Apple TV es como un iPod para la tele: puedes comprar series de TV y películas en línea a precio razonable, y tenerlas directo en tu tele. Si no tienes plata, puedes ver podcasts y la colección entera de videos de YouTube, sin ningún computador a mano.
La televisión en Internet también es una muy buena noticia para los productores independientes que hacen shows de TV desde su casa: Si los sistemas como Apple TV se adoptan rápidamente, no se necesitarán antenas ni ancho de banda satelital para transmitir a todas las teles del mundo nuestros podcasts.El problema es que mucho de este contenido de tele gratis y legal en Internet, actualmente está solo disponible para los estadounidenses. Pero es cuestión de tiempo que esta tendencia siga creciendo sin fronteras geográficas, y podamos ver programas de TV de forma legal por la red y en calidad digital. Y eso, sin tener que comprarse una tele nueva.
Publicar un comentario en la entrada